En la actualidad, vivimos en una período en que al menos en una parte del mundo existe un alto nivel de libertad sexual. Esto se traduce en los diferentes modos de disfrutar de nuestra sensualidad y sexualidad que están naciendo y reproduciéndose. Una de estas prácticas es aún hoy en día algo controvertida para parte de la población: el intercambio de pareja o swinging. En concreto, liberal y swinger van de la mano. En el terreno sexual, el concepto liberal se añade más al propio individuo, y el swinger a la interacción con otros, es decir, con el consentimiento del otro y con el placer mutuo; no individual.

El término ‘swinger’ hace referencia a la sexualidad vivida dentro del ambiente liberal. Inscribirse al mundo swinger es inscribirse en un proceso de más madurez en la sexualidad.

Cuando una pareja entra al mundo swinger es muy importante que se trate de una pareja muy estable, y por lo tanto, que tengan una relación basada en la confianza, la sinceridad, la honestidad y la comunicación. Aun así, en este mundo también se pueden unir personas sin pareja

Qué motivos hacen que una pareja se inscriba al mundo swinger

Normalmente, las personas que se inscriben en este mundo tienen entre 30 y 50 y tienen la necesidad de romper una estructura. Hay diferentes necesidades dentro del individuo:

  • A veces, se trata de una necesidad exclusiva de uno de los miembros porque hay una necesidad de cambiar de rutina e introducir elementos nuevos para la satisfacción, pero siempre con el consentimiento de la pareja. 
  • A veces existe el elemento de la curiosidad.
  • También la apertura mental: En la mujer ha habido un gran avance. Tradicionalmente, la mujer ha estado educada en la complacencia de buscar a través del compromiso. Pero esto ha cambiado, porque hoy en día no hay tantos matrimonios. Curiosamente, en los clubs swingers se prohíbe o se pone más difícil entrar al hombre, mientras que en la mujer no es así. De hecho, las parejas swingers utilizan a la mujer como un reclamo: el hombre envía a su mujer a la caza y captura de la persona que le gusta.

Pautas para introducirse al mundo swinger

  • Revisar tus propias ideas culturales e informarte.
  • La confianza, comunicación, sinceridad y honestidad con tu pareja: Si deseamos acudir a un local, hemos de tener claro que todo lo que vayamos a hacer será aceptado y consensuado por todas las partes, de manera libre y deseada.
  • Cuando una persona decide probar la experiencia ‘swinger’ suele tener bastante confusión, pues muy pocas veces alguien le ha contado qué ocurre realmente en este tipo de locales. Por ello, es aconsejable primero ir al club swinger y observar, porque cada club tiene una connotación y un ambiente distinto. Debemos encontrar el que se ajusta más a nuestra manera de ser.