muerte2

 

Erróneamente creemos que siempre tenemos que estar divirtiéndonos y alegres , pero la verdad es que la vida no es así, hay momentos en que nos disgustamos, nuestros amigos se enfadan y no nos hablan y otros momentos en que al perder un ser querido ( mascota, abuelos, hermanos, padres…) la tristeza se adueña de nuestra vida.

Los adultos juegan un papel vital en cómo los niños pueden afrontar de forma exitosa el tema de la muerte. Estos no deben disimular su tristeza , deben incluir a sus hijos en el duelo por la muerte de un ser querido. Deben mostrar les las emociones que sienten de forma natural, enseñándoles cómo afrontar y gestionar las emociones negativas.

Cuando perdemos un ser querido, puede ser realmente difícil saber cómo ayudar a los niños a afrontar la pérdida, especialmente porque nosotros también estamos atravesando nuestro propio duelo.

Los niños al igual que los adultos, necesitan una información verdadera, honesta y precisa. Debemos hablar les de la muerte a lo largo de todo su ciclo de desarrollo vital, en relación a las experiencias que este puede vivir y la capacidad que el niño tenga de comprender.

En la edad preescolar el niño puede ya comprender que la muerte es algo que preocupa a los adultos, pero ellos la perciben como un  fenómeno temporal o reversible. Esta idea esta reforzada por las películas, videojuegos, los dibujos, cuentos.. etc .No comprenden que la muerte es un hecho permanente y ven a sus padres como unos seres omnipotentes que siempre les cuidarán. Tenemos que dejarles bien claro que ni ellos ni sus padres pueden hacer nada ante el fallecimiento de un ser querido.

Entre los 6 y 12 años los niños ya empiezan a tener una comprensión más realista de la muerte, saben ya que esta es irreversible, permanente y universal. Hasta los 9 años los niños pueden pensar que la muerte solo les afecta a los demás pero no a ellos o a un ser querido suyo. Pero ya pueden experimentar el fenómeno de la angustia, la cual manifiestan por pequeñas crisis episódicas en la cual el niño sufre el temor a lo desconocido, a la pérdida del control y a la posibilidad de que su madre o padre fallezcan . Un buen ejemplo lo podemos ver en la película de Juan Antonio Bayona “ UN MONTRUO VIENE A VERME “ Una película que narra la dificultad que entraña abandonar la niñez para enfrentarse al claroscuro de la vida adulta, en circunstancias adversas ( la inminente muerte de la madre por una enfermedad terminal). Crecer obliga al niño a afrontar la realidad, el a través de la imaginación que es su mejor arma y escudo crea al monstruo para que le ayude a afrontar la realidad…la muerte inminente de su madre.   muerte3

Algunos de los libros que podemos encontrar en librerías y que nos pueden ayudar a enseñarles a enfrentar y comprender mejor el duelo te los dejo a continuación.

Así era mi abuelito. Parragón Ediciones

Yo siempre te querré . Editorial Juventud

Mamá se ha marchado. Editorial la Galera

El tren de medianoche. Editorial Anaya

Cómo se lo decimos a los niños? Editorial Medici. Bennet Olshker

EL cuento detrás del cuento. Editorial Guadalupe . Heicig, J.W.