Ante la emergencia en nuestra sociedad  hoy del término QUEER o no Binario cabe preguntarse que simboliza en los jóvenes este término  y que está motivando su auge.

Ante la primera cuestión , el término Queer término inglés que significa raro, peculiar , extraño ha venido siendo asociado desde el siglo XIX al ámbito sexual y ha sido en el siglo XX cuando éste está siendo utilizado por todas las personas que se sienten diferentes y  para acoger todas las identidades LGTBIQ + no heteronormativas. En el mundo académico se multiplican sus estudios y en la sociedad aparecen cada día más en los medios de comunicación ( visual y escrita) numerosos personajes que se definen como Queer, explicando que se sienten más cómodos con una definición fluida de su sexualidad. De un tiempo a acá , cada vez son más las celebridades que se identifican como queer y reconocen abiertamente que se sienten atraídos a más de un solo género,  entre ellos famosos tan conocidos como: Miley Cirus, Demi Lovato, Megan Fox, Paco León, Daniel Newman, Sara Ramirez, Sam Smith, Ruby Rose etc..

La Teoría QUEER, es el conjunto de ideas sobre el género y la sexualidad humana que sostiene que los géneros, las identidades sexuales y las orientaciones sexuales no están esencialmente inscritos en la naturaleza biológica humana, sino que son el resultado de una construcción social, que varía en cada sociedad.

El movimiento QUEER, pretende normalizar las relaciones sexuales y sentimentales para llegar a un mundo libre de prejuicios. Huyendo de los géneros ( masculino, femenino), de las identidades ( hombre o mujer) y de las orientaciones sexuales ( homosexual, heterosexual, asexual, bisexual, pansexual).

El filósofo Paul, lo define como un movimiento de disidentes de género y sexuales que resisten frente a las normas que impone la sociedad heterosexual dominante, atento a los procesos de normalización y de exclusión internos a la cultura gay.  Florence Ashley, activista trans, cree que este movimiento tiene que ver  con el rechazo a las políticas de lo respetable, enraizadas en el capitalismo neoliberal. Otros autores refieren que estamos ante la era de la fluidez donde las etiquetas están pasando de moda y nos dirigimos hacia un fluir de movimientos culturales y sociales en constante transformación.

Estaríamos entonces en estos momentos ante una crisis del modelo cultural actual, donde lo que determina la identidad del comportamiento de mujeres y hombres no es el sexo biológico, sino el hecho de haber vivido desde el nacimiento las experiencias, mitos , ritos y costumbres atribuidos a alguno de los géneros.  Nuestras identidades como hombres y mujeres se estaría dando como resultado de factores estructurales culturalmente, transformándose de una sociedad a otra, de una época a otra , de una cultura a otra, situación que afectaría a nuestros modelos  de formas de vida, las relaciones entre los individuos, así como a sus valores y preferencias, actitudes y hábitos.

Diríamos que uno de los problemas más importantes en la conformación de los géneros se centraría en los períodos de transición cultural, los cuales vendrían determinados por diversos tipos de crisis como económicas , sociales, morales, políticas y desde luego de género.

La construcción del género se realiza teniendo en cuenta:

  1. Nuestra asignación de género al nacer ( identificación genital).
  2. El período de 2-4 años en nuestra infancia donde e ambiente familiar, la familia reforzaría los patrones establecidos culturalmente.
  3. El proceso de sociabilización del individuo donde va a integrar el conjunto de normas y reglas .

El mundo moderno como lo concebimos hoy día, ha generado una distribución desigual de la riqueza, un reparto desigual de las oportunidades y un acceso social y sexualmente diferenciado a los resultados del progreso. Países como Alemania, Australia, la India y Argentina reconocen ya la existencia de un tercer género y lo reflejan en documentos oficiales. 

En la construcción de  las identidades de género se están observando cambios a nivel conceptual, se está transformando el concepto de sexualidad, familia, trabajo, el  de tiempo y  espacio ..hecho que esta permitiendo que se observen nuevas actitudes, lenguajes, sentimientos, necesidades, percepciones e interacciones sociales.

Ante las teorías médicas que trataban de explicar las presencia de la disforia de género desde una perspectiva neurológica, hormonal o psiquiátrica, hoy día cobra mayor peso el una explicación etiológica más social y cultural. Afirmando que no todas las personas “ Trans” presentan disforia de género significativa o no todas la experimentan de la misma forma, uno puede sentirse incómodo con diferentes aspectos de su sexo asignado al nacer, de su cuerpo, su expresión corporal o su rol de género..

La teoría QUEER ha venido a reventar la concepción de género tradicional ligada a los genitales. Entienden los géneros como una construcción social , una ficción cultural que marginaliza y excluye lo normalizado. La diversidad de formas de entender el género no solo hace sino reactualizar  la importancia que tiene la identidad de género y el sexo en nuestra sociedad actual.

Las personas que afirman ser agéneros, “ no binarios”  son alrededor del 5% de la población y reclaman el reflejo de su presencia en leyes y documentos oficiales . Estos viven su identidad fuera del binomio hombre-mujer, se sienten que mutan constantemente entre lo masculino y lo femenino, virando involuntariamente con su lenguaje, gestual y corporal sin un motivo explícito más allá de su deseo o placer.

Aquí os dejo el blog de Alok un famoso performer y poeta norteamericano que ilustra bien como ha sido su vida hasta encontrar la forma de expresar cómo siente y vive un no binario   

Artículos del periódico del país “ Hombres y Manicura, se acabaron los prejuicios” o del diario  ABC ” la manicura también es cosa de hombres” muestran cómo la sociedad se abre a nuevas tendencias.

En el DSM V el diagnóstico quedaría de la siguiente forma: Disforia de género (en Adolescentes y Adultos)

A. Una marcada incongruencia entre el género experimentado/expresado y el género asignado, de al menos 6 meses de duración, manifestada por 2 o más de los siguientes indicadores:

1. Una marcada incongruencia entre el género experimentado/ expresado y las características sexuales primarias o secundarias (o, en adolescentes jóvenes, la anticipación de las características sexuales secundarias).

2. Un intenso deseo de eliminar las características sexuales secundarias por su marcada incongruencia con el género experimentado/expresado (o, en adolescentes jóvenes, el deseo de prevenir el desarrollo de las características sexuales secundarias anticipadas).

3. Un intenso deseo de tener las características primarias o secundarias del otro género.

4. Un intenso deseo de ser del otro género (u otro género alternativo diferente del género asignado).

5. Un intenso deseo de ser tratado como una persona del otro género (u otro género alternativo diferente del género asignado).

6. La fuerte convicción de que uno tiene los típicos sentimientos y reacciones del otro género (o un género alternativo diferente del género asignado).

(4) Esta hipótesis resulta algo paradójica: si la identidad y las expresiones de género deberían ser “naturalmente” concordantes con el sexo de asignación, ¿por qué razón sería necesario (re)conducirlas con una educación adecuada?

B. La condición provoca malestar clínicamente significativo, o deterioro social, laboral, o de otras áreas importantes de funcionamiento, o supone un riesgo aumentado de sufrimiento, como malestar o discapacidad. 

Consultas EN LÍNEA

Reserva Tu Sesión Online: Concertar Una Cita